Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica De Privacidad. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Málaga Centro.com - Agenda de contenidos de Cultura y Ocio
Málaga, 24 de noviembre de 2017
Visita nuestro patrocinador
RinconVive.com
Muy Interesante
  Volver atrás
 
Maro Cerrogordo, alerta ecológica
 
Maro Cerrogordo, alerta ecológica Paisaje, un paraíso distinto Buenas prácticas Protección
 
Maro Cerrogordo, alerta ecológica
 
El equipo de MalagaCentro.com ha acudido a la zona durante dos fines de semana seguidos y hemos podido comprobar la actitud despreciable de la mayoría de los individuos, grupos y familias que acuden a las playas de Maro.

Gaviotas a primera hora de la mañana Basura acumulada en la playa
 
Valores en peligro de extinción

Uno de los lugares más extraordinarios de la provincia de Málaga es la zona de los acantilados de Maro Cerrogordo, situados entre la provincia de Málaga y Granada, y que son el último coletazo en tierra de la Sierra de Tejeda y Almijara. Estos acantilados ocupan una extensión aproximada de 12 Km2 en la zona terrestre, y una milla hacia el Mar de Alborán.

Su importancia radica en la belleza de su paisaje, tanto terrestre como submarino, los innumerables accidentes geográficos que alberga: acantilados, grutas, pedregales, roqueos y oquedades que se han convertido en refugio para muchas especies de flora y fauna, en muchos casos ya en peligro de extinción, como el camaleón, aves y muchas especies vegetales.

Es uno de los pocos espacios costeros de la provincia de Málaga que no han sido invadidos por el ansia constructora que impera, y por ello tenemos que protegerlo y defenderlo, no porque sea nuestro y haya que cuidarlo, no para que lo vean nuestros hijos, sino precisamente porque no es nuestro ni de nuestros hijos, simplemente existe en la naturaleza y no tenemos derecho a destruirlo, a degradarlo.

Los acantilados de Maro están declarados como Paraje Natural desde 1989, están incluidos en la Red de Zonas para la Protección de las Aves y es Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo, títulos que de momento han evitado que se construya en este territorio, pero que no son suficientes para evitar la degradación de este paraje por distintos factores como la contaminación de las aguas por vertidos residuales y la basura generada por los que acuden a las calas y playas, sin dejar de mencionar el ruido del tráfico de la cercana Nacional 340 que delimita el paraje por el Norte.

Testimonio de una triste situación

El equipo de MalagaCentro.com ha acudido a la zona durante dos fines de semana seguidos y hemos podido comprobar la actitud despreciable de la mayoría de los individuos, grupos y familias que acuden a las playas de Maro. Basura desperdigada por toda la playa y acumulada en algunos puntos en concreto que hacen de vertederos improvisados, práctica del buceo para cazar o pescar incluso con fusiles, acampada, barbacoas y actitudes que ni siquiera me atrevo a calificar. Además la contaminación marina se hace visible en ocasiones manifestándose con la típica 'nata' que es muy habitual en playas de la capital e innumerables trozos de plásticos flotando en el agua. Las fotos que presentamos en este reportaje son testimonio gráfico de tan triste situación.

Incomprensión y abandono

No podemos comprender cómo hay tantos inconscientes que desde mi punto de vista no se pueden llamar 'personas' que colaboran en la degradación de una maravilla natural en peligro de extinción, como son estos acantilados y playas. Pero más dificil de entender aún es que las autoridades competentes en la protección de este espacio tengan la zona en un estado de abandono total. Una persona responsable y sensibilizada con el problema lo único que puede hacer es recoger la basura que pueda, y marcharse con tristeza y rabia acumulada por no poder hacer nada más. Una servidora ya ha tenido problemas en más de una ocasión por llamar la atención a este tipo de 'gente' en alguna situación comprometida, por lo cual la solución no está en que las personas responsables actuemos como policías de la naturaleza. Queremos que las autoridades actúen frente a estas actitudes.

   © Serendipia.com - Todos los derechos reservados - NOTA LEGAL